Testimonios

Doctor Jorge.-

ENTREVISTA POR MARGARITA 

Margarita: Doctor Jorge Estamos muy contentos por su presencia en este lugar santo, esto es una gracia de Dios, La Santísima Virgen lo ama enormemente, por eso quiso llevar allí, donde usted vive a Miguel Vargas un hombre sencillo y humilde quien por gracia de Dios es quien cuida con mucho amor el Jardín, y quien es testigo de su propia conversión en éste mismo Jardín y  ha recibido muchas gracias y bendiciones.  La Virgen se vale de cualquier medio para llevar a cabo su obra, lo puso en su camino, para atraerlo a este Santuario del jardín de la Peña. Ultimo Jardín que deja la Virgen como refugio de salvación, oración, conversión y gracias, para nuestra patria Colombia, como todos los jardines que ha dejado para Colombia y el mundo.

Doctor queremos que nos cuente su experiencia con sus propias palabras.

Doctor Jorge: Bueno primero que todo esto no es un sueño, Esto no es un cuento, Esto no es invención mía; todo empezó desde hace un tiempo, cuando por razones, pues por problemas míos, problemas de trabajo, problemas económicos, problemas de salud, veía que no tenia solución sobre eso, no veía progreso, nada de fruto y empecé a sentirme mal, deprimido, incrédulo, empecé a blasfemar, a hablar mal, a no creer en Dios y hablar muchas tonterías, cosas que no tienen sentido y vi que yo no sacaba (nada), el único que salía perdiendo era yo.

Volví a reencontrarme con el Señor, le pedí perdón de corazón y volví a reencontrarme conmigo mismo.

En el conjunto (habitacional) donde trabaja Miguel Vargas, donde yo vivo, y  gracias a él y a un padre que llevó, para oficiar Misa los domingos, pues en este sitio nunca se había oficiado Misa, era la primera vez, el Padre Núñez, después de la Misa comento que el día 25 había una peregrinación al Jardín del Santuario de la Peña y que después de asistir a la Santa Misa iríamos hacia el jardín, rezando el Santo vía crucis, el rosario y demás oraciones, me llamo la atención y me comuniqué con Miguel, quien con mucho amor cuida del jardín, ya que vive muy cerca, hablé con él y me explicó todo. Por gracia de Dios tuve la oportunidad y el deseo, a mi gran voluntad y a mi gran deseo de acompañar a los amigos que hoy conocí, a hacer esa visita.

Estuve con él desde el momento que salimos de la casa de la señora Margarita, me encontré con el Señor y me fui con el Señor; al llegar a la iglesia primero asistí a la Santa Misa y   participe con todo el agrado con todo el amor y mucha felicidad, compartí con el Señor  todos los momentos y al finalizar la Misa recibí al Señor en la comunión.

Sentí una gran paz, después de tanto tiempo de estar alejado de Él, peleando con Él, y volví a encontrarme con Él, regresé nuevamente a la Misa, posteriormente a ello, procedimos a hacer el recorrido del Santo Vía crucis, me dieron la oportunidad y gracias a ello, la recibí con todo el agrado y procedí a hacer el vía crucis, a rezarlo durante todo el trayecto hasta llegar al Jardín de La Peña de Nuestra Señora y Madre de la Conversión, donde se tiene la intención de hacerle el Jardín que ella pidió, ya que es el ultimo jardín que deja par estos tiempos difíciles, como todos los jardines que ha dejado en Colombia y el mundo, durante el recorrido rezábamos de estación en estación y llego el momento en que se presentaron unos cambios, veía que cambiaba el clima, la luz, que cambiaba todo y un momento en que estando el sol resplandeciente, me asuste, por que solo alrededor del jardín se puso oscuro muy oscuro, al mirar hacia el cielo vi el sol y en el primer momento sentí una especie de miedo, pero no un miedo de terror, si no de sorpresa, algo que nunca había vivido, en mi vida nunca había sentido, pues el sol, como que se salía de la órbita y se veía muy grande y muy cerca, muy rojo, muy rojo, yo me veía dorado, pensé que era yo solo, cuando volví a mirar a la gente los veía a todo dorados, después ya detallando todos sus cambios. Eran discos grandes rojos, azules, verdes, amarillos, naranjas, violetas, rosados y muchos colores más, en su variedad de colores giraban alrededor del sol, o sea el sol en medio de ellos, fueron cada vez más entrando en mi corazón, en mi vista y gran sorpresa y alegría el sol como se presentaba ante todos los que estábamos allí, era algo impresionante, algo majestuoso que yo jamás había presenciado, algo sorprendente a nuestros ojos.

En ese momento la gente empezó a gritar el Señor el Señor, la Virgen la Virgen, todos caímos de rodillas alabando a Dios unos lloraban, otros oraban y otros cantaban y ahí si veo y creo en ese momento, de que Dios existe y que Él y la Santísima Virgen están conmigo y con todos los que nos acompañaron en esa espectacular tarde algo que nunca había visto y que nunca voy a olvidar Ahora espero pues que aquel que escuche este testimonio, no crean que yo estoy hablando como dicen por ahí; basura. ¡Estoy hablando con absoluta verdad!

Por que lo vi. y lo viví, no lo duden crean, los invito, ¡Acompáñennos todos los últimos domingos de mes! Para poder presenciar esto y poder vivir todas estas hermosas experiencias, de conversión,  gracias,  bendiciones y milagros.

Esto no es una invención mía como vuelvo y lo repito es nuestro señor y nuestra madre los que nos esperan allí y nos reciben en su santuario y santo jardín, es la que nos da la bienvenida, la que nos dice esta es su casa, su santuario y su jardín, espero que todos los que reciban este testimonio, compartan con nosotros, y después darán respuesta a todo lo demás.

Como dice la Santísima Virgen María, bien aventurado el que cree sin haber visto.

Gracias a todos ustedes.

 Posteriormente a este testimonio el Doctor Jorge volvió a hablar con Margarita y le solicito que nos uniéramos en oración para dar gracias A Dios por que lo habían nombrado embajador en la Argentina. Margarita le dijo, que lo felicitaba, pero que nunca se olvidara de Dios, por que así construyera todo un imperio, si se separa de Dios todo ese imperio se vendría abajo.

Dios los Bendiga. 

  ----------------------------------------------------------------------------------

Nota: Como este testimonio hay muchos más, de conversión, de sanación, de muchas gracias concedidas, bendiciones y milagros, los esperamos, pues la Virgen dijo que a su jardín llegaría gran cantidad de gente y de muchas partes lejanas.