Introducción

 

Las oraciones, fueron un regalo de la Santísima Virgen, revelada a Oscar, Margarita y con  la colaboración de un Sacerdote; señalándoles que el contenido de la misma, está dado a través de la Espiritualidad Trinitaria de los hijos de La Madre de Dios.
 
Consagraciones Solemnes al Corazón de Jesús.
Monasterio de la Visitación
Calle 74 No.11-76 – Tel.2494383.1ª  Edición

10.000 Ejemplares
Septiembre de 2009
Puedes imprimir estas oraciones
Bogotá, D.C. – Colombia

Portada: Nuestra Señora y Madre de la Conversión
Obra al oleo del pintor Sergio Galván

Benefactoras:
Gladys Rocio Ramírez Puertas
Nereyda Bejarano Echávez
Colaboradores: Claudio Durán, Leopoldo Varela

Las oraciones, fueron un regalo de la Santísima Virgen, revelada a Oscar,  Margarita  y  un Sacerdote,  señalándoles  que  el  contenido de  la  misma,  está  dado  a  través  de  la  Espiritualidad  Trinitaria de  los  hijos  de  La  Madre  de  Dios.

Nota:  ayúdanos  a  extender  estas  oraciones  tan  importantes para  estos  tiempos  que  nos  deja  la  virgen María  con  tanto amor para llevarnos hacia la salvación.

Su  Santidad  el  Papa  Pablo VI,  ha  confirmado  el  14  de Octubre de 1966,   el decreto de  la Sagrada Propagación de la  Fe.  (Acta Apostolicae  Sedis  No.58/16),  que  permite  la publicación de  escritos  concernientes a  las manifestaciones sobrenaturales, aun cuando éstos escritos no estén aprobados por el “Nihil Obstat” de las autoridades eclesiásticas.

No la guardes practícala con fe y confianza todos los días de tu vida y veras los resultados.
Procuren confesarse al empezar estas oraciones. Dispóngase con humildad al arrepentimiento y a la conversión. Si deseas saber más del Jardín y sobre la Madre de la Conversión contactenos.

 

 

Oración

 

En el Nombre del Padre,
del Hijo y del Espíritu  Santo. Amén.

Espíritu Santo Bendito, penetra profundamente  en  mí, para  hacer  una  nueva creación. (3 veces)

Dios mío: Limpia mi corazón para que hoy
día haga tu voluntad y esté contigo. Amén.

Madre Mía: Adoro en Ti, al Salvador que
está en Ti.  Amén.
.
Madre Mía: Te ruego humildemente
que intercedas por mí ante
Tu Santísimo Hijo, como lo hiciste
en Canaá de Galilea.
Ruégale Señora y Madre mía,
para que el Salvador me convierta.
Yo pongo en tus manos mi voluntad,
mi libertad, todo lo que tengo
y todo lo que soy, para
que Tú ofreciéndole
todo esto, como
tuyo, le ruegues
de tu parte, que
me limpie y me
sane del pecado,
que es mi
mayor miseria.
       
Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Madre  Mía:  Descanso  en  la  esperanza  de
Tu intercesión. 

Ayúdame  a  ver  claro mis maldades;  a  sentir
horror de ellas y  a arrepentirme.

Consígueme, con la ayuda del Espíritu Santo,
un propósito firme de enmienda y la gracia de
mi conversión definitiva.

Vuelve  tus  ojos  también  sobre  los  míos,  en
particular sobre los que están más alejados del
Señor, para interceder por ellos ante Tu Divino
Hijo  y  para  alcanzarles:  Disposición  al
arrepentimiento  y  a  la  conversión,  el  perdón
de sus pecados y salvación definitiva.

También  te  suplico,  en  igual  forma,  por
........., para que sea merecedor de misericordia
y de la vida eterna. Amén.
 .
Nuestra Señora y Madre de la Conversión.
Ruega por nosotros ahora y siempre. Amén

 

 

Oración para la reconciliación

 

Misericordia  Señor  hemos  pecado.
Misericordia Señor hemos pecado contra
Ti.  Dios  mío  en  tus  manos  pongo  mi
espíritu. Dios mío en tus manos pongo mi
corazón.  Dios  mío  en  tus  manos  pongo
mis pensamientos. Dios mío en tus manos
coloco mis pecados, mi falta de amor, de
humildad,  de  paciencia,  de  tolerancia.
Dios mío en tus manos coloco mi orgullo
propio. Dios mío en tus manos pongo mi
falta  de  amor  y  compromiso  hacia Dios.
Dios  Padre  Celestial,  yo  os  amo  y  os
entrego  todas  mis  enfermedades  espiri-
tuales y físicas y os digo: Yo os amo y le
entrego  todo  lo  que  fui,  todo  lo  que  soy
y todas mis intenciones.

Dios  Espíritu  Santo,  yo  os  amo  y  me
abandono, y le entrego mi cuerpo al Padre,
al Hijo  y  al Espíritu  Santo,  para  que  nos
l a v e   d e   n u e s t r a s   c u l p a s   d e
n u e s t r a s   i n j u r i a s ,   d e   n u e s t r a s
soberbia,  de  nuestras malezas  y  de  todos
nuestros  pecados;  para  que  nos  libere  de
toda atadura y maldición que haya podido
recaer  sobre mí,  sobre mi  familia y  sobre
mi generación, por los pecados de nuestros
antepasados.    Para  que  en  el  Corazón
Sacratísimo  de  Jesús  y  en  el  Corazón
Inmaculado  de María  tengan  su  sanación
y rompimiento. Amén.

* Sangre y Espíritu del Uno y Trino:
Sananos lávanos, libéranos confórtanos.
Amén. ( 3 veces)

Yo confieso ante Dios todo poderoso…

NOTA:    Estas  oraciónes  de  la  conversión,
fueron dadas por la Santísima Virgen María para la
reconciliación con Dios uno y trino.

 

 

Manifestación

 

MANIFESTACIÓN QUE TUVO
LUGAR EN EL JARDÍN DEL
SANTUARIO DE LA PEÑA,
EN BOGOTÁ. D. C.,
EL DÍA 10 DE AGOSTO DE 1996

Su  corazón  está  coronado  por  una  llama
que  representa  el  fuego  del  amor  de Dios,
que  quiere  encender  en  los  corazones  de
sus  hijos,  que  se  encuentran  envueltos  en
la frialdad del pecado. Ella, desde el Monte
Santo está mirando con ojos de misericordia
al mundo entero,  que se muestra a sus pies,
y  en  el  cual  están  representados  sus  hijos,
que cuida con maternal solicitud y   bendice
con  amor.  En  su  cintura  porta  un  hermoso
rosario  dorado,  que  nos  invita  a meditar  y
contemplar  los misterios  del  santo  rosario,
arma  poderosa  contra  todas  las  asechanzas
del  maligno.  Oración  constante  que  nos
debe  llevar  a  una  verdadera  conversión  de
nuestras  vidas,  de  nuestras  familias  y  de
nuestra sociedad. Por desgracia la invitación
a  la  conversión,  no  ha  sido  acogida  por
muchos de sus hijos. Alrededor de la Madre,
se  encuentran  un  grupo  de  ángeles  que
representan  a  los  niños  que  son  abortados
diariamente en el mundo, y esta es  la causa
del desgarramiento del corazón de la Madre.10
La Madre hace un llamado urgente a toda
la humanidad, para una pronta Conversión
y  Reparación  por  tantas  vidas  inocentes
que se pierden por el egoísmo del hombre
día tras día. En su cabeza lleva una corona
de rosas y en su vestido varias rosas, que
significa, que en medio del dolor también
existe la felicidad y el consuelo.

(Descripción dada por la Santísima Virgen a
Oscar,  Margarita  y  al  Sacerdote,
quien ha  seguido paso a paso  el desarrollo
de ésta advocación y sus mensajes.)

Mirando el cuerpo glorioso de Nuestra Madre
Celestial, debemos reconocer cuán grande es
la dignidad de nuestro cuerpo humano, que es
templo de Dios y  templo del Espíritu Santo,
por  esto no debemos profanar  jamás nuestro
cuerpo  con  el  pecado,  especialmente  con  el
pecado de  impureza, que hoy esta  tan difun-
dido y exaltado a  través de  todos  los medios
de  comunicación.  (Prensa,  radio,  televisión
e internet).

 

 

Mensaje de la Virgen

 

<<Hijos: 

Cambiad la televisión por la Oración, porque el maligno ha coordinado a toda la humanidad en una sola  lengua, en un
solo  comercio  y  en  una  nueva  ley,  por  eso
todo  lo  que  estamos  viendo  y  viviendo,  es  la
gran  astucia  con  que  el  maligno  se  lleva
muchas  almas.  Volved a  las  costumbres  de
usar los sacramentales, las medallas benditas,
los  escapularios,  el  agua  bendita,  la  cruz  en
nuestras  casas,  protéjanse  con  éstas  armas,
que son  las armas de Dios. Volved al camino
de  Dios,  convertíos  a  través  de  la  oración,
penitencia,  sacrificio,  ayuno,  visitad  al
Santísimo,  asistid  a  la  Santa  Misa,  rezad
constantemente  el  Santo  Rosario  conmigo,
no  seáis  indiferentes  a  mi  llamado,  es  para
que  os  defendáis  de  los  ataques  del
maligno>>.

Consagrad  vuestros  hogares  al  Sagrado
Corazón  de  Jesús,  y Corazón  Inmaculado
de María. Todo aquel que se ha consagrado
al Corazón de Jesús está salvo.


Consagraciones Solemnes Monasterios de la Visitación en todos los paises.

En Colombia Calle 74 No.11-76 – Tel.2494383.

Rezad el rosario de la Divina Misericordia
que es un arma poderosa y has un ayuno a la semana.

(Si puedes Manda celebrar una misa al Padre Celestial en nombre del Corazón
de Jesús su hijo para detener las guerras y todos los desastres).

 

 

Consagración

 

 a la Inmaculada Concepción y Siempre Virgen

Señora y Madre Mía:

A  Tí  te  entrego,  como  esclavo  tuyo:  mi
voluntad,  mi  libertad,  mi  alma,  mi  cuerpo,
mi memoria, mi imaginación, mi inteligencia,
mis sentidos, mis instintos, todo lo que tengo,
todo  lo  que  soy,  para  que  Tu,  según  tu
beneplácito dispongas de ellos entregándolos
al Santo de  los Santos, el Altísimo, el Uno y
Trino, El que con El Padre y con E! Espíritu
Santo,  es  Dios,  el  Único,  la  Trinidad
Santísima,  de  quien  Tú,  Señora,  eres  La
Esclava por amor.

Aséame como cosa y posesión tuya. Vísteme
de Gracia y entrégame a Dios Padre, a Dios
Hijo, a Dios Espíritu Santo,  rogándoles que
haga  de  mí,  una  creatura  nueva. 

Señora y Madre mía: a Tí me consagro como esclavo
tuyo  y  en mí,  te  consagro mi  familia, mis
actividades y mi ambiente, porque Tú eres
La Esclava del Señor.

Posesiónate  de  mí,  Señora  y  Madre  Mía.
Ahora  y  siempre.  Séllame,  por  tu  ruego,
con  el  sello  del  Espíritu  Santo.  Sígname
con  la  Sangre  de  Jesucristo,  El Cordero  de
Dios  que  quita  los  pecados,  su  origen,  sus
huellas  y  sus  consecuencias  y Conságrame,
como donación tuya, al Padre Todopoderoso.
Para  eso  lávame  y  vísteme  con  los  ropajes
de  la  gracia  que Tú  tienes  por  la Gracia  de
Dios.

Amén, Amén, Amén.

 

 

Mensaje original de la Virgen

 

Mis  hijitos,  mis  florecillas  estoy  muy
complacida  de  veros  en  este  jardín  que  os
dejo  para  vuestra  patria  amada,  hijos  os
invito  a  este  jardín  a  ayunar  y  hacer  un
verdadero  acto de  reconciliación  con  Jesús
sacramentado,  este  jardín  al  igual  que  los
jardines  que  os  he  dejado  son  el  refugio
para  cuando  lleguen  los  tiempos  difíciles.
Yo deseo plantaros aquí en este jardín como
semillas  e  instrumentos  de  la misericordia
de mi hijo, os prometo que  en  los  jardines
que he elegido, estaré los días señalados por
mis  hijos  predilectos,  allí  los  sanare,  los
colmare de gracias, bendiciones y afianzare
los  dones  que  les  he  dejado  a muchos  de
mis hijos.

Yo  soy  la  bienaventurada  virgen María
la  cual  os  deja  hoy  la  nueva  y  ultima
advocación  para  estos  tiempos  bajo  la
advocación  de  Nuestra  Señora  De  La
Conversión,  madre  reconciliadora  de
pueblos  y  de  gentes,  la  madre  del
sagrario,  la  sierva de  la Hostia  santa,  la
sierva del santísimo sacramento del altar.
Os doy las gracias por todos los jardines que
han sembrado, por las flores que allí han
germinado os dejo este jardín para
recordaros, que siempre estuve con
vosotros y que siempre los seguiré
amando, os he elegido este jardín
en mis peñas alejadas para
enseñaros a huir del mundo
en recogimiento,
reverencia
y oración.
Amén.

 

 

Oraciones que transformarán tu corazón

 

Os voy a revelar un secreto para ser santos y dichosos. Sacad todos
los días unos minutos para entrar en comunicación con el espíritu
divino diciéndole:

“Oh Espíritu Santo alma de mi alma, te adoro”
Ilumíname,  guíame,  fortaléceme,  consuélame,  dime  qué  debo
hacer,  dame  tus  ordenes,  te  prometo  someterme  a  todo  lo  que
desees y aceptar  todo  lo que permitas que me suceda. Hazme  tan
sólo conocer tu divinidad voluntad.”

Espíritu  de  Cristo:  Despiértame,    Espíritu  de  Cristo:  muéveme;
Espíritu de Cristo:  lléname; Espíritu de Cristo séllame. Oh Padre
Celestial, conságrame a tu corazón y voluntad; se en mí una fuente
de virtudes, sella mi alma como la tuya para que tu reflejo en mi,
sea una luz que todos vean. Amén.

Bajo  el  manto  de  la  Santísima  Trinidad,  bajo  el  manto  de  la
inmaculada  concepción,  estemos  todos  cubiertos, ni heridos, ni
muertos, ni cautivos, ni de nuestros enemigos seamos vencidos.
Pues la Santísima Trinidad esta siempre con nosotros, por la hora
santa en que nació el niño Jesús, por  la Hostia Consagrada y  la
Cruz en que murió. Amén.

Padre me  pongo  en  tus manos,  has  de mi  lo  que  quieras,  sea  lo
que sea,  te doy las gracias, estoy dispuesta a todo, lo acepto todo,
con tal de que tu voluntad se cumpla en mí y en todas tus criaturas,
no deseo nada más PADRE. Te confío mi alma, te la doy con todo
el amor de que  soy capaz, porque  te amo, y es una necesidad de
amor  el  darme  el  ponerme  en  tus  manos  sin  medida  con  una
infinita confianza porque tú eres mi PADRE.
Padre nuestro… Ave María… Gloria.

 

 

Dios mío y Señor mío

 

Aquí estoy mírame. Entra a lo profundo de mí y arranca
de  raíz  todo  lo  que  me  aparta  de  Ti.  Ayúdame  a  ser
completamente limpio, para que Tú estés en mí. Lléname
de Ti, y quédate en mí en Unidad con el Padre y con el
Espíritu Santo. Fortalece mi fe; multiplica mi esperanza;
enciende  mi  caridad.  Haz  Señor  que  en  los  otros  mis
hermanos te vea a Ti. Muéstrame tu rostro en ellos, para
que al verte a Ti, los ame como reflejo de mi amor a Ti.
Ayúdame a amarte con  todo  lo que  tengo y con  todo  lo
que  soy: Con mi  cuerpo,  con mi  alma,  con mi  espíritu.
Amén, amén, amén.

Jesús Mío, ayúdame a esparcir tu fragancia donde quiera
que  yo  vaya,  inunda mi  alma  con  tu  espíritu  y  tu  vida;
penetra todo mi ser y toma de  el posesión de tal manera
que mi vida no sea en adelante sino una irradiación de la
tuya. Quédate  en mi  corazón  en  una  unión  tan  íntima,
que  las  almas  que  tengan  contacto  con  la mía,  puedan
sentir en mí tu presencia y que al mirarme olviden que yo
existo y no piensen  sino en Ti. Quédate conmigo… Así
podre convertirme en luz para los otros… Esa luz o Jesús
vendrá  toda  de Ti;  ni  un  solo  de  sus  rayos  será mío,  te
serviré apenas de instrumento para que Tú ilumines a las
almas a través de mí. Déjame alabarte en la forma que te
es  más  agradable  llevando  mi  lámpara  encendida  para
disipar las sombras en el camino de otras almas. Déjame
predicar tu nombre sin palabras con mi ejemplo y con tu
fuerza de atracción, con la sobrenatural influencia de mis
obras,  con  la  fuerza  evidente  del  amor  que mi  corazón
siente por Ti.  Amén.

 

Descargue PDF con todo el libro de oraciones para imprimir

(Haga click en el enlace con el botón derecho y elija GUARDAR)